Make your own free website on Tripod.com

HOMENAJE A LAS MADRES

CARMEN ROJAS BIZERRA


                                                     MIRADOR POLITICO 
                                                
Carmen Rojas Bizerra

MI HOMENAJE A LA MADRE EN SU DIA
El segundo domingo del mes de mayo está dedicado a rendir el justo homenaje a ese maravilloso ser que nos dio la vida: nuestra mamá. A través del tiempo son incontables las poesías, canciones, mensajes, dedicatorias, discursos, etc., inspirados en ella y; siempre habrá mucho más que decir para resaltar sus cualidades, aunque siempre también sentiremos que a pesar de todo lo bello que se ha dicho de la madre, resulta insuficiente para premiarla a plenitud. Y es que las palabras quedan cortas ante su entrega sin igual para con sus hijos.
Desde que nacemos, sus desvelos, suspiros y suave caminar, inundan de amor las habitaciones y ella ya nunca más puede dormir como antes, porque se convierte en el ángel que cuida nuestro sueño. Cuando niños guía nuestros pasos por el camino correcto para llegar a mayores y ser personas de bien.
Desde la cuna no hay manos más suaves, mirada más hermosa, besos más dulces, palabras llenas de ternura y amor, que las de mamá. Ella es la que más goza con nuestros progresos y sufre en silencio con nuestros dolores o fracasos. Es la mejor amiga, aquella en la que se puede confiar plenamente y nunca sentir el temor de una traición. De sus labios salen las palabras más sabias y los consejos más sinceros. Ella es capaz de dejar de comer tantas veces sea necesario por guardar un bocado para sus hijos y, en circunstancias difíciles, sin pensarlo dos veces prefiere dar su vida por salvar la de ellos. Esto y mucho más es la MADRE!.
Los buenos hijos honran a su madre todos los días de su existencia y, si en buena cuenta, el calendario nos da a nivel general la posibilidad de homenajearla una vez al año, que ese día sirva también de reflexión para algunos hijos que por cualquier absurdo motivo se han apartado de su madre y puedan ir en busca de ella para reconciliarse, pues, a no dudarlo, siempre encontrarán su regazo para cubrirlos de amor y un corazón extremadamente generoso para perdonarlos.
Este domingo es de felicidad plena para todos aquellos que tienen la dicha de tenerla viva, si están cerca podrán disfrutar de su compañía y llenarle de todas sus atenciones y cuidados y; si están lejos, por lo menos la alegría de escuchar su voz y recibir sus bendiciones. Sin embargo, este domingo será también de tristeza y soledad para aquellos que como yo, ya no tenemos el privilegio de tenerla y solo nos resignaremos a orar por ella y recordar los momentos de felicidad vividos junto a nuestra querida mamá.
Desde estas líneas vaya mi profundo reconocimiento y admiración a todas las madres del mundo: aquellas que por primera vez están sintiendo en su vientre el latido de un nuevo ser, a las que en cada amanecer tienen que salir a buscar el sustento para sus hijos, otras que con un diario exiguo hacen verdaderas proezas en la cocina para alimentarlos de la mejor manera, como olvidar de las que en estos momentos lloran al hijo que murió en la guerra y; de manera especial, vaya nuestra reverencia a las madres que ahora peinan canas y arrastran los pasos al caminar, porque en ellas se condensa lo que en verdad representa una madre y su arduo trajinar.
Y en particular permítanme dirigirme a mi mamá LAURITA, allá en las alturas, doquiera que estés madrecita adorada, se que sigues cuidando de nosotros tus hijos e invocando a Dios por nuestro bienestar. Sabes?, hace algunas noches te soñé: sonriente, hermosa, serena en medio de todos tus hijos, incluso pude escuchar tu cálida voz. Mami, déjame seguir soñándote tantas veces necesite de tí!.

VOLVER AL INICIO